jueves, 30 de abril de 2009

Entrevista a Marcelino en "El Periódico de Aragón"

La semana que me habría gustado vivir en primera persona, "zaragocistamente" hablando, está siendo la más estéril de la temporada, y es que a veces uno no puede llegar a todo. Sin embargo, amable lector, aprovecho la circunstancia periodística que nos ofrece "El Periódico de Aragón" a través de esta estupenda entrevista a Marcelino para engancharme al vagón de la Gloria. ¡El sábado, a ganar!
.

domingo, 26 de abril de 2009

Vídeo: Eibar, 2 - Real Zaragoza, 3

Eibar, 2 - Real Zaragoza, 3


"Por eso sé que a veces necesito tu mano "
"Can you hear the drums, Fernando?"

«No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor». Estas palabras fueron pronunciadas por Winston Churchill en la Cámara de los Comunes el 13 de Mayo de 1940, meses después de que Gran Bretaña le declarara la guerra a la Alemania de Hitler y en medio de un fragor de bombas y horror que asolaba los hogares británicos sin piedad. Son sus palabras más conocidas, pero en ese breve e intenso discurso el Primer Ministro dijo también: "Me preguntáis: ¿cuál es nuestra aspiración?. Puedo responder con una palabra: Victoria, victoria a toda costa, victoria a pesar de todo el terror; victoria por largo y duro que pueda ser su camino; porque, sin victoria, no hay supervivencia."

Me permito la licencia, sin presunción, sin soberbia, de utilizar el pensamiento del gran estadista europeo para aportar unas gotas de grandeza al titánico esfuerzo que están haciendo nuestros jugadores en este tramo final de la Liga, cuando más falta hace la rasmia, el pundonor, el orgullo y el deseo de existir. Y la mejor prueba es el partido que ayer disputó en el escueto campo de Ipurúa frente a un enrabietado y categórico Eibar cuyos jugadores se dejaron el alma y la sangre en el césped y en las piernas de nuestros muchachos.

El Real Zaragoza venció al Eibar (2 - 3) con goles de Gabi y Arizmendi (2). Tres goles magníficos que valen tres puntos como un sol de atradecer, de excepcional factura cada uno de ellos. El primero, tras extraordinaria jugada fabricada por Gabi, Ander y Jorgelópez, lo logró el centrocampista madrileño con un cabezazo digno de las mejores videotecas. El segundo fue fruto de un corner muy bien trabajado, pues aunque algunos entrenadores no lo entiendan así, la estrategia se trabaja y este Real Zaragoza, con Marcelino a la cabeza, se lo curra y se están recogiendo los frutos, como lo demuestra el certero cabezado de Arizmendi. Y el tercero fue el resultado de una extraodinaria jugada de contragolpe y toque medido que culminó de nuevo Arizmendi con un magnífico remate cruzado.

El equipo aragonés salió muy enchufado, con una intención y un deseo de vencer que nos hizo remover en nuestros asientos y esperar lo mejor desde el primer minuto. Y esa expectativa se vio cumplida con el golazo de Gabi y con el juego que desplegaban nuestros chicos. La primera parte fue netamente zaragocista, con posesión, con toque, con presión, con orgullo. Y todo eso setradujo en un segundo gol que venía a cumplir el deseo que Marcelino había mostrado durante la semana: salir a por el partido desde el primer momento y no llegar, en ningún aso, a los últimos minutos con el partido sin decidir. La primera parte, pues, el Real Zaragoza hizo los deberes y nos fuimos al vestuario satisfechos.

Sin embargo, en la segunda parte algo ocurrió. O mejor, algo dejó de suceder. Perdimos el baló, abandonamos la posesión y renunciamos a jugar y de eso se aprovechó el Eibar, que decidió poner en "on" su maquinaria y darle al botón de "balón p'arriba y todos a la olla". Y surtió efecto. El primer balón que llegó al área, con Ayala ausente en ese momento debido a un golpe que había recibido minutos antes, lo remató Germán Beltrán, un zagal de Palomar de Arroyos al que el Real Madrid formó en su cantera y que ahora disfruta de esta Segunda División haciendo lo que mejor sabe: meter goles llegado desde la media punta. Luego llegó el despropósito de cada jornada y el equipo vasco consiguió un gol de opereta, de esos de "me-rebota-te-da-se-cuela-por-debajo-mi-rechace-es-tuyo-dos-botecitos...¡y gol!". Y a temblar. Y a sufrir.

La diferencia frente a tiempos pretéritos es que ahora este Real Zaragoza no se rinde y así, en dos minutos, sus generales, por nombre Gabi y Jorgelópez, recuperaron el balón y cosieron una jugada de seda que finalizó Arizmendi con un gol esplendoroso que valía toda una victoria y otro saco de confianza y amor a lo propio que nos hace aún más fuertes y nos dispone para el importantísimo choque del próximo sábado contra el Tenerife.

Victoria, pues, y victoria más dulce que otras, si cabe, pues la vivimos en compañía de afectos y sonrisas familiares de esas que nos ofrecen el calor de lo más cercano. Partido que guardaré en mi memoria porque lo disfrutamos juntos y porque es de los que viven por siempre, así que nada mejor que abrochar la emoción que ayer compartimos y desearnos lo mejor. Y que la Virgen del Pilar nos acompañe, que ya hemos quedado con ella el 13 de Junio en su casa y allí estaremos.
.

martes, 21 de abril de 2009

Carlos Cuartero, el cauce que esperamos


Se ha ido Charly. Se ha ido el capitán, en cuya boca creció el fuego del zaragocismo cuando pronunció aquella legendaria frase que evocaba el fulgor de una Virgen que completa cada bocanada de cierzo en las almas aragonesas. Se ha ido Charly y el rostro de los niños refleja un rayo menos, el que falta desde el lunes, el que sirve de compromiso presente para quien se acerque a los espejos de la Historia. Se ha ido Cuartero y las riberas del Padre Ebro ya no volverán a acoger riadas inoportunas, pues su espíritu aguarda, vigilante, para impedir que el barro de los pasados esbozados ocupe territorios propios.

Tuve ocasión de estrechar su mano a comienzos de 2007, cuando la Peña Zaragocista "Juan Señor", de Alcorisa, organizó un precioso acto en el marco de la Semana Cultural. Aquel encuentro nos permitió contar con su presencia y con la Eduardo Bandrés, quien por entonces acababa de llegar a la Presidencia y respiraba aires de ilusión y éxito. La Sala Alcor 82 acogió a más de 400 personas para escuchar las palabras de ambos, escudaos por cuatros chicos y una chica que, orgullosos, vestían las cinco equipaciones históricas del Real Zaragoza, en una puesta en escena hermosa que mantendremos en nuestra memoria. Puede conocerle, digo, y ya entonces percibí la presencia de un muchacho tímido, sencillo, claro en sus formas y natural en el fondo y ese aroma he podido volver a sentirlo al leer este fragmento de su discurso quq recibo como una muestra de zaragocismo amurallado y necesario. Dice así: "Jamás me ha abandonado el orgullo de llevar el escudo del león en el pecho. Me he levantado cada mañana con el único objetivo de de honrar la historia de este club. Nunca consideré ser el mejor o el peor, mi reto fue siempre servirle (al Zaragoza) como el que más y hacer mi trabajo con entusiasmo”.

Leer su discurso de adiós es como el abrazo imprescindible, una llanura de emociones capaz de cubrir la negrura de esta mujer desnuda que nos sugiere cada semana las miserias que nunca deseamos. Esta mujer, a la que llamaremos Liga Adelante, oculta en su piel la frescura que añoramos, la que siente el joven primerizo cuando recibe el beso inesperado, pero hemos logrado saber que con el sudor de Cuartero se ha empapado el césped de la Blanca Dama, esa Romareda que, adormecida, espera anhelante el amanecer augusto, el que nos despierte de esta miserable pesadilla que morirá matando, pues ya nadie se cree que podamos sonreir hasta que la noche se muera. Su discurso es un canto emboscado al amor que desatan los vientos y así lo recordaremos.

Adiós, capitán. Que tu esfuerzo lo transformen los dioses en energía derrochada, la que necesitamos en nuestro ánimo trémulo. Adiós, Capitán. Que tu tesón sea la voz agrietada capaz de romper el Destino y murmurarle a la Esperanza que la necesitamos. Adiós, Capitán. Te reordaremos y te llevaremos con nosotros allá donde los tiempos nos deparen un mañana común. Adiós, Capitán.

.

domingo, 19 de abril de 2009

Real Zaragoza, 1 - Nástic, 0

.
Con el fuego de tu espalda
La
La furia dibujada en la mirada de Ayala es el gesto que aguardaré grabado en mi retina aún de niño embelesado por la fiereza con que rasgó la cortina mediterránea el cabezazo del campeón de Paraná. La furia y la certeza de que esto no ha hecho sino empezar. Sí, querido lector. Después de haber recorrido con nuesros hebraicos pies centenares de leguas cubiertas por el negro polvo del destierro al que nos confinó el destino el año pasado, aún no es momento de vislumbrar siquiera un hilo de luz verde como la esperanza. Y eso que ayer pudimos celebrar el triunfo de la fuerza que nace del corazón a punto de estallar.

El Real Zaragoza derrotó por 1 - 0 al Gimnástic de Tarragona en un partido en el que el inepto colegiado que atiende por Pérez Montero decidió que para concederle validez a un gol hay que meter otros dos, que si no, "no se vale". Y optó por la notoriedad, acercándose peligrosamente ala bismo de la soberbia para juzgar con diferente criterio las acciones de unos y otros. Así y todo, no abundaremos en semejantecircunstancia, pues lo importante para el zaragocismo es que ayer nuestros muchachos jugaron un partido épico, que lo dieron todo en el terreno de juego y se sobrepusieron a las grandísimas dificultades que golpean inmisirecordemente a nuestro equipo desde hace ya demasiado tiempo.

El partido comenzó con un descarado intercambio de golpes, lo que nos hizo pensar que íbamos a vivir un encuentro en el que los puños y el hígado iban a ser los protagonistas. Tras las primeras escaramuzas, el choque se calmó y en torno a la mitad de la primera arte el Nástic obligó a los aficionados a bloquear sus corazones si no querían correr el riesgo de verlos agrietarse al contemplar con pavor cómo Tonidoblas se veía obligado a realizar sendas extraordinarias paradas ante dosclarísimas ocasiones de gol mediterráneas. Sin embargo, los muchachos nunca se rindieron, ni se acomplejaron, ni se asustaron. Al contrario: perseveraron. Y así llegó el primer gol no concedido tras un remate de cabeza de Pavón que un defensor de negro sacó de dentro de la portería. En otro momento, no hace mucho tiempo, el Real Zaragoza se habría arrugado, habrían empezado a temblar los cimientos de la Ronareda y la sombra de la Parca futbolística habría cubierto el césped de la Blanca Dama hasta sepultar todo suspiro de esperanza. Pero ayer no. Ni mañana tampoco, porque está ya demostrado que este equipo ha aprendido a vivir acostado junto a la lucha, junto al tesón, junto a la tenacidad. Ha aprendido a vivir, a respirar y a mostrarle al Destino un pecho amanecido, construído con la voluntad de volar y apagar las fatuas fogatas que, entre otras cosas, nos llevaron hace diez meses al Infierno.

La segunda parte rugió el león zaragocista desde el primer momento, sujetó por las solapas a la insolente Inconstancia, esa mujer bravucona e impertinente que algunas veces se ha presentado en casa sin avisar y no encontraba el momento de irse, y se fue arriba, allí donde se dibujan las tardes memorales, donde nace y nmuere una leyenda, donde se construyen los futuros. Y llegó el gol, el segundo, tras una magnífica jugada por la banda derecha que dio lugar a un extraordinario pase magníficamente rematado por Caffa. Mas tampoco fue concedido. Por segunda vez cantábamos gol y por segunda vez se nos negaba la gloria del triunfo. Desastre arbitral, injusticia enorme la cometida...y vuelta a empezar. Encarnada lucha, rojo deseo, metálica pureza recorriendo cada centímetro del césped hasta que la cabeza de Ayala, el gaucho que no cabalga pues no le hace falta montura, resquebrajó la muralla magníficamente guardada por el portero aragonés Rubén Pérez, que vio, impotente, cómo el balón entraba en su portería por tercera vez...y esta vez sí, esta vez el gol subió al marcador.

El cielo volvió a brillar sobre la Romareda, igual que lo ha hecho tantas veces, igual que lo volverá a hacer hasta que nuestros gobernantes corten la cinta del nuevo coliseo zaragocista dentro de unos años. Pero quiero compartir mi sentimiento, lo que ayer viví cuando celebré la victoria junto a mis amigos de la Peña. Quiero compartir que ayer vi la misma luz que hace 34 años iluminó la gloriosa victoria del Real Zaragoza sobre el Real Madrid por 6 - 1, los mismos colores que abrazaron aquel triunfo y que los dioses me permitieron disfrutar en vivo y en directo, el mismo aroma que hizo exclamar a aquel ciudadano descreído que no dudó en gritar, cuando Simarro metió el sexto: "¡Dios existe! ¡Dios existe!" Y porque así nos lo contó José Luis Melero así lo recojo, como simiente que sirva para hacer crecer el trigo del ascenso, el de la vuelta a casa. A Primera.


.

sábado, 18 de abril de 2009

Arizmendi y Canario estuvieron en Alcorisa

.
El pasado miércoles, 15 de Abril. la Peña Zaragocista "Juan Señor" de Alcorisa (Teruel) organizó una charla coloquio a la que asistieron Javier Arizmendi, delantero del Real Zaragoza y Darcy Silveira dos Santos, "Canario", mítico jugador del Real Zaragoza que compartió los mejores tiempos del zaragocismo con Santos, Marcelino, Villa y Lapetra, conformando una delantera que para siempre llevará el sello de "Los Magníficos". Así mismo, pudimos compartir el encuentro con José Luis Melero, Consejero del Real Zaragoza, y Arnaldo Félix, Presidente de la Federación de Peñas del Real Zaragoza, completando el grupo Conrado Molina, Responsable Comercial y de Marketing del Real Zaragoza.

El local de la Peña se vistió para la ocasión y recibió la visita de sus incondicionales, que calmadamente esperaron la llegada de los invitados a los que recibieron con una caluroso aplauso. Y tras el recibimiento las palabras, que en esto del fútbol son fieles compañeras unas veces y taimadas enemigas otras. Esa tarde los mensajes pintaban claros y solidarios y así los contemplamos desde el principio, con la necesidad de buscar resquicios a la negrura de la noche que nos ampara desde hace demasidadas lunas, con el desesperado y casi perpetuo anhelo de escuchar que hay vida, que queda mucha vida por llegar y que no podemos abandonar ahora, mucho menos ahora que se acerca el final.

El moderador comenzó su relato, casi plegaria, avanzando en la memoria de José Luis Melero y hurgando en lo que sucedió aquella noche del 21 de Enero de 2008, cuando entre preguntas amables y respuestas cordiales pintadas de azul y blanco una llamada a su móvil le mudó la color al informarle del desplome de Garitano y de su renuncia como entrenador del Real Zaragoza, hecho este que, por supuesto, ninguno de los presentes ni siquiera imaginó entonces, y que él mantuvo en secreto durante su viaje de regreso a Zaragoza. Hubo sonrisas cómplices al rememorar la situación y esa cordialidad nos permitió seguir hablando de zaragocismo, que es para José Luis como la hiedra que sube por sus paredes y entra en su habitación por ver el dormir que tiene, y a uno le hierve la sangre cuando cuenta, con ese entusiasmo amurallado capaz de envolver las nubes, que el Real Zaragoza es un club grande y que es ahora, precisamente ahora cuando más hay que quererle y arroparle y arrullarle y decirle que nunca, precisamente ahora, va a caminar solo .

Llegó el momento después de presentar a los asistentes, sobre todo a los más jóvenes, a Canario, el extremo que llegó a la ribera del Ebro procedente del Sevilla después de haber "campeonado" en Glasgow con el Real Madrid en aquella mítica final de la Copa de Europa. Pero hablamos del Real Zaragoza, de su sintonía con su amigos, como así llamó a sus compañeros, de lo bien que jugaban, de lo "culpable" que se siente de que, desde entonces, a la Romareda no le guste el tocino, sino el jamón de Teruel, de ese gusto por el buen fútbol, de aquel glorioso partido frente al Leeds correspondiente a la Semifinal de la Copa de Ferias, de su actividad como cronista en Heraldo de Aragón, de la importancia del entrenador en un equipo...Escucharle fue mágico; hablarle, un abrazo de madurez.

Javier Arizmendi llegó peinando con su sencillez el aire de nuestro pequeño universo. Agradeció los aplausos de los presentes, se sentó y escuchó respetuosa y plácidamente las palabras del Consejero y del Maestro. Cuando el moderador se dirigió a él eligió en cada momento palabras limpias y claras, desbordó cuando hizo falta, presionó cuando fue preciso y remató oportunamente los balones que le llegaron sn pensar en otras opciones. Recto y pulcro, Javier Arizmendi dibujó un discurso convencido y convincente y transmitió serenidad a un auditorio que no quiere escuchar otros mensaje de parte de los protagonistas que no sea "tranquilos, que vamos a subir". Mostró su disposición a permanecer en el club durante mucho tiempo después de su paso por hasta cuatro equipos en los últimos cinco años y reconoció que está en Zaragoza "fenomenal". Al fin y al cabo, Madrid "con el AVE ahora es como un barrio de Zaragoza", bromeamos minutos después mientras saboreábamos las estupendas tapas que nos había preparado Sebastián.

Arnaldo Félix, Presidente de la Federación de Peñas, y Conrado Molina, responsable de Marketing del Real Zaragoza, cerraron la primera ronda haciendo profesión de zaragocismo y resaltando la importancia de las Peñas, puesto que, en palabras del moderador, si bien no todos los zaragocistas son peñistas, es bien cierto que todo peñista es zaragocista. Por eso, era el momento de darle la palabra a ese sector del zaragocismo que recibe con interés la visita de juagdores, veteranos y gestores pues es una ocasión casi única en todo el año de hacerse oír. Y hablaron.

Quisieron saber por qué no se ha fichado a nadie en el plazo extraordinario que la Liga de Fútbol Profesional concedió al Real Zaragoza con motivo de la baja médica de Cuartero. Se cuestionó el trabajo de Pedro Herrera. Se debatió sobre la oportnidad de las ventas que se han realizado recientemente. Se habló de la actitud de los profesionales. Se recordó el zaragocismo de Violeta cuando rechazó una oferta del Real Madrid para jugar en nuestro Real Zaragoza y devolverlo a Primera en 1972. Se alabó a Gaby Milito, que lo dió todo por este club y el club le correspondió señorialmente con un traspaso al Barça mientras que se reprochó la actuación de jugadores como Segio García y Oliveira. Se habló de la realidad del club comparado con otros como Valencia, Depor o Racing. Arizmendi dijo que en Zaragoza se había encontrado "un vestuario con unos jugadores con una calidad humana que yo no conocía en el mundo del fútbol. Nos hemos juntado un grupo de chicos con unos gustos similares, un estilo de vida similar. Gente sencilla, gente normal y eso, a la hora desentirte a gusto en un vestuario, es muy importante y eso lo he conocido aquí y guardaré aquí amigos para siempre y todo eso se manifiesta en el campo muy bien".

Los niños mostraron su preocupación por el futuro y quisieron saber si habrá fichajes y otro aficionado quiso conocer la razón por la que hay tanta diferencia entre aquellos partidos en Córdoba, Vigo o Elche y los últimos en Xerez o Castellón. ¿Y Garitano? La afición se sigue preguntando qué ocurrió y los niños vuelven a preguntarse si cuando queda poco tiempo los jugadores quieren ganar un partido a toda costa. Y la economía. El panorama preocupa y así se dijo, así se habló. Para acabar, también se comentó la importancia del papel de la prensa y la necesidad de encontrar ese punto cósmico que concite todos los esfuerzos del zaragocismo. Ahora sí, ahora es el momento.

Y fin. El encuentro trajo vientos de ilusión y esperanza fundadas y los protagonistas regresaron a la capital aragonesa con un mensaje cálido y fértil: "Lo esperamos todo de vosotros, todo, y aquí, en Alcorisa, en el Bajo Aragón tambor, seguiremos la estela de vuestras armaduras hasta el confín del campo de batalla y si es preciso recogeremos el estandarte cuando caigáis para entregárselo al firmamento que nos convoca". Hoy toca Nástic; hoy toca la Victoria.
.

miércoles, 15 de abril de 2009

Javier Arizmendi y Canario, en Alcorisa

.
Javier Arizmendi y Canario visitarán mañana, miércoles, Alcorisa (Teruel). El presente eléctrico y el pasado magnífico y mágico del Real Zaragoza se dan cita en la localidad bajoaragonesa en un acto organizado por la Peña Zaragocista "Juan Señor" en el que se pretende analizar la actualidad del zaragocismo. Además, contaremos con la presencia de José Luis Melero, Consejero del real zaragoza, y arnaldo Félix, Presidente de la Federación de Peñas del Real Zaragoza.

El encuentro tendrá lugar a las 19'30 horas en la sede de la Peña Zaragocista y por supuesto, amable lector, que estás invitado a compartir juntos unos momentos de esperanzado zaragocismo.

domingo, 12 de abril de 2009

Castellón, 1 - Real Zaragoza, 1

.
La roca de la agonía
.
Este nuestro Real Zaragoza parece empeñado en convertirnos en adoradores del Mito de Sísifo, el astuto rey de Éfira que pagó sus miserias condenado por los dioses a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero antes de que alcanzase la cima de la colina la piedra siempre rodaba hacia abajo, y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio.

Este horrendo castigo lo tuvo bien merecido, pues su falsedad y falta de escrúpulos le llevaron a semejante infierno, pero no es tan seguro que el zaragocismo sea digno reo de tal eternidad. No es seguro, pero sí está siendo habitual que cuando parece que vamos a tocar el Cielo la pesada piedra resbala una vez más y cae rodando por la ladera de nuestros miedos. Y vuelta a empezar.

Ayer, el Real Zaragoza se enfrentaba al Castellón en Castalia. La Fortuna se había aliado con nosotros y todo, absolutamente todo, señalaba al firmamento de la Gloria, pues no otro escenario se asomaba para vivir la más placentera de las semanas. El Real Zaragoza ganaba 0 - 1, quedaban dos minutos, el balón era nuestro, Tonidoblas lo pidió...y Pulido rasgó nuestro corazón con una torpe puñalada que dolió como el beso negro de la muerte. Cuando todos sosteníamos la sonrisa del éxito, complacidos con semejante horizonte, la tormenta que cubría el cielo levantino descargó su ira y se rió de nosotros. Una vez más.

El Real Zaragoza había jugado un buen partido. Había combatido contra todas las adversidades con pundonor y coraje y había convertido en victoria un partido feo, bronco, embarrado por arriba y por abajo y apto sólo para excelsos guerreros. Había controlado el juego, se había adelantado en el marcador, había soportado con sangre seca la violencia de los jugadores castelloneros (ahí queda para la historia la salvaje entrada de Baigorri a Braulio o las sucesivas agresiones que sufrieron los jugadores zaragocistas ante la impávida mirada de un árbitro y, sobre todo, dos jueces de línea muy mal ubicados y peor aprendidos), pero nada de eso fue suficiente. Bastó un mal gesto, un detalle de falta de calidad por parte de Pulido para que todo se fuese por el desagüe. Es cierto que no vamos a crucificar a un jugador por una sola jugada, pero no es menos verdad que su error nos ha costado dos puntos y eso duele. Duele hasta el delirio, pues hoy podríamos estar tocando el Sol con los dedos del Ascenso y, sin embargo, aquí seguimos, haciendo cuentas, elucubrando con lo que deben hacer (o mejor, no hacer) el Rayo y el Tenerife y diciéndonos en voz alta que no pasa nada, que hay que hacer bueno este punto venciendo el sábado que viene al Nástic y levantando el ánimo de ese grupo que, espero, no esté alicaído sino con los dientes apretados y las venas a punto de estallar convencidos del éxito final.

Si el partido fue propicio para la victoria también podemos decir que se puso muy feo desde el principio: muy mal tiempo, campo impracticable, dos lesionados importantes, un arbitraje infame y la mala suerte acechando hasta el momento fatídico final. El Real Zaragoza debió "matar" el partido antes, debió cerrar el encuentro con un segundo gol, debió evitar que la mala pena llamase a nuestra puerta, pero fueron demasiados los inconvenientes. Y Marcelino. Sé que muchos zaragocistas criticarán el tercer cambio, que muchos pedirán a gritos una explicación por la no salida de Ander por Caffa o, incluso, por qué no salió Paredes por Pignol, horrible toda la tarde. Bien, aceptemos todas las opiniones, pues en esto del fútbol todos tenemos razón o, por lo menos, razones, pero yo creo que Marcelino hizo lo que creyó mejor. Salió mal, sí, pero salió mal porque hubo un error individual. No haremos sangre, pero el error existió y me imagino que el propio Pulido ya habrá purgado el desastre con una muy mala noche, así que aquí cierro el debate.

El sábado que viene el Real Zaragoza va a vencer al Nástic. Lo hará con sufrimiento, con dolor, agónicamente, seguro, pero venecerá. Y seguiremos en la lucha, porque por si alguien aún lo dudaba, esto va a ser un sin vivir hasta Junio, un estremecedor camino que espero recorramos juntos y nos lleve, de nuevo, un año después, a casa. A Primera.
.

viernes, 10 de abril de 2009

La afición, mar de lealtad

.
(Este artículo fue publicado en "Diario EQUIPO" a mediados de Marzo).

“Com els guanyarem, si semblan alifants?”. Esta frase la pronunciaron unos aficionados catalanes en un partido de Copa que disputó el entonces Zaragoza contra el Júpiter, en el campo de Les Corts. La anécdota la contó Andrés Lerín, nuestro portero, y persona con la que mi familia mantendría relación de vecindad en su madurez durante años para certificar la calidad humana de un caballero.

Lerín era el exponente de un equipo poderoso físicamente en el que la raza, el coraje y su honradez y dignidad profesional eran su estandarte. Se convirtieron en un enemigo temible y casi inexpugnable cuando jugaban en Torrero. La temporada del ascenso, 1935-1936, fue la época en la que demostraron que siendo un equipo, ayudándose los unos a los otros, siendo amigos, se pueden lograr muchos éxitos. Lerín, "Brozas", Pelayo, "Mocazos", Primo, "El zagal", Municha, "Fraylon", Tomás, "Zamarras"... Cada uno tenía su mote, surgido del afecto mutuo y del deseo de ser uno.

Aquellos "Alifantes" le mostraron al mundo que la fortaleza de espíritu mueve montañas y fueron capaces, gracias a la publicación de esta anécdota en "Heraldo de Aragón" por parte de Miguel Gay, de convertirse en el primer icono, en el primer símbolo eterno de la Historia del zaragocismo. De nuestra Historia.

Hoy, setenta años después, vivimos mañanas blancas y noches azules, pues nuestros ojos galopan por las llanuras de la esperanza. Compartimos lecho con la osadía pero también convivimos con este tormento que nos apaga. Sin embargo la vida, valerosa, nos espera al final del viaje. Lo sé.

El Real Zaragoza debe romper ya la muralla de ese infortunio que sobresalta, semana tras semana, cada sorbo de ilusión. El Real Zaragoza, ahora y siempre, debe seguir la senda del sacrificio y la honra a su Historia. Nosotros, sus fieles, sus enamorados, a veces despechados, a veces consumidos en las llamas del deseo, seguiremos esperando el regreso del guerrero. Y ojalá las velas de las embarcaciones sean blancas, como acordó Teseo con su padre, Egeo, en caso de lograr el éxito ante el terrible Minotauro.

Ojalá sean blancas y no negras, porque la afición, esa mujer hecha de emociones encendidas y pasiones rojas como el fuego, sigue tejiendo y destejiendo el sudario que ojalá nunca amortaje este cuerpo que no merece morir. La afición sabrá esperar, sufrirá los golpes de las olas encolerizadas por la derrota, sorteará las fogosas propuestas de la desesperanza y el desánimo, pero lo que nunca hará es aguardar a los cobardes ni a los tibios. Eso lo saben nuestros jugadores, herederos, quieran o no, de aquellos “Alifantes", fornidos, sacrificados, dignos, amigos, que coronan ahora, después de setenta y pico años, el altar del zaragocismo, al que ascendieron a base de sudor y amor. Aquellos "Alifantes" que anotaron 60 goles y recibieron tan sólo 8 y fueron los primeros que derrotaron al Real Madrid, donde jugaban Quincoces y Regueiro, habrían sido el equipo más importante de la década si la miseria de la Guerra Civil no se hubiera cruzado en sus vidas.

Pero fue un esfuerzo fértil, pues permitió que la huella del león señalase el camino que seguirían décadas después, y hasta hoy, héroes cobijados por la bóveda del amor a unos colores. Como José Luis Violeta, el más generoso de los corazones que el Real Zaragoza ha visto latir, por quien muchos apostamos para que sea nombrado Presidente de Honor del Real Zaragoza y a quien le expresé mi reconocimiento y mi admiración cuando le conté que de niño disfruté tanto con su fortaleza y su recio compromiso. Por eso, quiero ver en esta propuesta la forma de ofrecer, en la persona de Violeta, el homenaje del zaragocismo a cuantos como él, como Cuartero, lo dieron todo por nuestro equipo. A ellos, a los que son como ellos, a quienes sienten el Real Zaragoza como una parte inseparable de su vida, nuestro aplauso, pues sólo así, siendo “alifantes”, seremos grandes.
.

domingo, 5 de abril de 2009

Real Zaragoza, 1 - Girona, 0

.
Presiento que me aguarda ya el final del tiempo gris (Ana Belén)

Ayer por la mañana escribí unas líneas en un popular foro zaragocista. Lo hice tratando de derramar todo mi fervor zaragocista y procurando tender puentes entre todas las sensbilidades blanquiazules que conviven bajo este firmamento cupulado por la sombra de un león cada vez más luminoso y grandioso. Después abracé el sendero que me lleva hasta el Calvario y mientras caminaba pausadamente respirando la mañana pude emocionarme escuchando la voz acariciadora de Ana Belén. Ardió París y sentí que algo comenzaba a romperse en el aire. Quizás la negrura que nos envuelve desde el pasado 18 de Mayo. Quizás la sombría historia que amordaza nuestra Fe desde hace unos meses. Sí, sentí que el futuro nos mostraba su mejor sonrisa.

Por la tarde jugó el Real Zaragoza. No vi el partido. Disfruté de una plácida tarde con mi familia y no supe nada de fútbol durante varias horas. Cuando quedaban pocos minutos para acabar el partido sintonicé Aragón Radio justo en el momento en que circulaba con mi coche por la Calle Jerusalén de Zaragoza. Al mismo tiempo bajé la ventanilla de mi coche y fue en ese instante cuando el clamor de la Romareda se introdujo en el vehículo con la fuerza del más fiero de los cierzos y las voces endcendidas del locutor ahogaron la conversación que manteníamos los ocupantes. Braulio acababa de darle una bofetada al pesimismo tras aprovechar un inverosímil pase de Ander y la noche sonrió con la fuerza de la vida nueva.

El Real Zaragoza derrotó al Girona por 1 - 0 y consiguió, de esta manera, incluirse entre los tres primeros clasificados, siquiera fuese de forma provisional, después de varias semanas deambulando por los bosques enmarañados del fuera de combate. Y lo hizo, según he podido leer, con la garra de los desesperados y la valentía de los héroes llamados a la gloria. Y jugando bien, al parecer, en algunos tramos del partido, y confiando en todo momento en su destino y en la necesidad de creer en sí mismo. La victoria de Xerez fue muy importante, pero la de ayer era necesaria. Aún queda mucho trecho, pero lo cierto es que a izquierda y derecha del camino espinoso vamos a ir viendo caer a nuestros adversarios. Hoy unos, mañana otros, pero lo importante, lo único importante es que nosotros no desfallezcamos. Si lo logramos, la sonrisa final estará más cerca.

.

miércoles, 1 de abril de 2009

www.realzaragoza.com

.
Ya está activa la nueva página web del Real Zaragoza. La expectación era máxima ayer por la noche a las 12 horas y un segundo, como lo prueba la gran cantidad de internautas blanquiazules que pudimos comprobar con desesperación que "aquello" no funcionaba, y veíamos, frustrados y un tanto enfadados, que la antigualla que hasta ayer teníamos como escaparate del club al mundo se resistía a desaparecer. Cuando esta mañana ya hemos podido pinchar las primera páginas de la nueva web hemos experimentado sentimientos contradictorios, si bien deberé decir que en mi caso ganaban los buenos.

Por una parte, un suspiro de alivio por lo que veíamos: una web cercana a lo que debe ser, con nuevas secciones, con algunas propuestas interesantes y, sobre todo, con posibilidades. Lo cierto es que en seguida hemos podido darnos cuenta de que el cuerpo apunta maneras pero que todavía le falta bastante chicha. Nada que no se pueda solucionar con una buena "alimentación" a base de contenidos que se irán incorporando con el solo devenir del tiempo. Por otra parte, algunas carencias que la entidad ha prometido resolver en poco tiempo, sobre todo la tienda on line, una estructura aboslutamente imprescindible si queremos ser un club moderno y con sentido de futuro. Lo demás, los pequeños detalles tipo ese color gris que a mí tan poco me gusta o el tipo de letra, que encuentro poco moderno y de un tamaño pequeño para mi gusto. En fin, que es un buen comienzo y como quiera que me apunto a lo de ser "positifo", nunca "negatifo", me animo a declarar que a partir de hoy la página del Real Zaragoza pasa a ser una de mis referencias diarias. Bienvenida.
.